Yiya, el musical, se despide del Teatro Nacional

El audaz espectáculo que plasma a la enigmática asesina termina su temporada

La atrapante crónica de María de las Mercedes Bernardina Bolla Aponte de Murano, alias Yiya, que en 1979 fue centro de las noticas, al matar a sus tres mejores amigas en una invitación de té envenenado, es la trama de este show armado por el director de musicales Ricky Pashkus, con dramaturgia de Osvaldo Bazán y la música de Ale Sergi.

El papel principal, Karina K, artista que eclipsa al resto del equipo. Con grandes cualidades en lo actoral y vocal sobresale sin duda y es definitivamente el centro del show. La secundan Virginia Kaufmann, Iride Mockert y Tiki Lovera, corporizando a sus amigas, quienes bailan, canta e interpretan correctamente. De hecho, los roles femeninos son increíbles frente a la precariedad de los masculinos, donde se evidencia la fragilidad de la puesta.

La música de Ale Sergi tiene momentos de lucimiento, aunque las canciones no son profundas ni representativas del género. Es claro que se aprecian mayormente gracias al verdadero talento del coreógrafo, Alejandro Ibarra.

En conclusión, Yiya, el musical, brilla gracias a la actriz principal que da vida a tan siniestro personaje policial argentino, un trabajo excepcional para entretener en tono de comedia con sello argentino.

¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR
  • No hay comentarios aún...